La Clave
Los Monos de la Clave
 
Director: Jose Luis Balbin
 
| Inicio | Artículos Balbín | Hemeroteca | Colaboradores Actuales | El Triángulo | Errores Judiciales | Videos | Denuncias | Anuncio
08-04-2012
LEYES VACÍAS

Con todos los gobiernos nos llueven leyes, reglamentos, órdenes ministeriales,
ordenanzas y demás mandatos. Pero en muchos de esos textos, empezando por nuestra
constitución, hay buena parte que no merece el nombre de lo que el pueblo considera una ley.
Me refiero a todas aquellas declaraciones rotundas de derechos que no llevan aparejada una
sanción para caso de incumplimiento y finalmente no son más que deseos, declaraciones de
intenciones, consejos, manifestaciones bienpensantes del legislador, pero en la práctica papel
mojado. Por poner un ejemplo: el artículo 47 de la constitución dice solemnemente “Todos los
españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada” ¿incluso sin pagarla?
pregunto. Y sigue “Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán
las normas pertinentes para hacer efectivo ese derecho …” Pero ¿cual es la sanción para quien
incumpla el precepto? y ¿a quien habría que sancionar? ¿al único poder con facultad y medios
para hacerlo?

Para no crear inútiles expectativas o falsas ilusiones en la ciudadanía, lo menos que
podían hacer es escribir esa parte de las “leyes” en otro color de tinta, verde esperanza o rojo
sangre por ejemplo, o en letra pequeña, algo que las distinga de la legislación de verdad y sólo
las lea quien esté interesado en la literatura o en los juegos florales, que son muy bonitos, pero
otra cosa. Así no se sentirían frustrados aquellos ingenuos que creen que las leyes son algo
sagrado que todo el mundo –empezando por el gobierno– ha de cumplir y, si no cumple, pagar
por ello.

Autor: ALONSO QUIJANO

Copyright © 2011 Pravia Imagen y Comunicación, S.L. Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto