La Clave
Los Monos de la Clave
 
Director: Jose Luis Balbin
 
| Inicio | Artículos Balbín | Hemeroteca | Colaboradores Actuales | El Triángulo | Errores Judiciales | Videos | Denuncias | Anuncio
16-05-2011
Entrevista a Albert Boadella
 

La entrevista se realizó en los Teatros del Canal con motivo de la representación de la obra AMADEUS. Hoy la publicamos íntegramente en La Clave  por su  interés de cara a las elecciones municipales y autonómicas del próximo día 22.

                                                                            Por JULIA C. MESONERO

Durante la Transición, la puesta en escena de su obra teatral LA TORNA, (basada en la ejecución mediante garrote vil del anarquista Salvador Puig Antich en 1974) le costó arresto, cárcel y un Consejo de Guerra del que se libró al huir a Francia aprovechando una estancia hospitalaria.

Tras unos años de exilio regresó a España, pero su postura radicalmente contraria a
los nacionalismos y sus caricaturescas críticas a Jordi Puyol le crearon no pocos problemas en su Cataluña natal donde hoy en día es tratado de persona non grata por los sectores independentistas quienes le consideran un traidor.

Peina canas, pero inasequible al desaliento, éste dramaturgo de espíritu libre y transgresor sigue dando su particular batalla desde su exilio en Madrid donde según sus palabras, ha encontrado la libertad y el respeto que le niegan en su tierra. Al frente de los Teatros del Canal y con su caústico sentido del humor, sigue ejerciendo a través de sus representaciones teatrales una feroz crítica hacia sus paisanos catalanes a los que acusa de estar instalados en el victimismo y la paranoia del odio a España.

En pleno debate nacional sobre la prohibición de fumar, los actores de AMADEU se pasean por el escenario fumando interminables habanos y algún que otro porro. Bohadella en estado puro.

Desde hace tres semanas viene sorprendiendo a los madrileños con la puesta en escena de AMADEU una obra a la que Vd. a calificado como “un musical con mala uva”. ¿A quién dirige los dardos en ésta ocasión?

- A la ingratitud. A la ingratitud hacia un gran artista y compositor como fue Amadeo Vives del que hace cinco años leí la noticia de que iban a tirar sus huesos a una fosa común. Entonces pensé que éste es un país de bárbaros porque no me imagino ésa situación con Bizet o Satie en Francia, por poner un ejemplo.

¿A que atribuye esa falta de sensibilidad?

- Buena parte de ella tiene que ver con este Reino de Taifas que se ha organizado en España, y tiene que ver con una idea cateta y provinciana de todo; el arte, la política y hasta la agricultura.Este estado de cosas unido a la inmensa ingratitud, es lo que me animó ha crear la estructura de la obra desde el punto de vista dramático.

En Amadeu no trabaja ningún componente de Els Joglars. ¿A qué se debe?

- Básicamente a un problema de producción. La Compañía se encuentra en estos momentos de gira. Me hubiera encantado contar con ellos en esta obra, pero no ha podido ser.

Amadeu llega a su fín. ¿Cuál es el balance? ¿Cómo han respondido los madrileños?

- Muy bien. Curiosamente ha venido asistiendo un público muy mezclado. Por un lado ha acudido un tipo de gente corriente que ha venido para ver una obra teatral, una obra mía, y por otro, un público más lírico que ha venido para observar que demonios había hecho yo con la música de la zarzuela.

De lo que no cabe duda es de que gracias a esta puesta en escena, algunos madrileños han conocido mejor la vida y obra de Amadeo Vives.

- Lo primero que he comprobado a lo largo de estos días es que los madrileños se han sorprendido de que Vives fuera catalán, y de que habiendo compuesto una música enormemente carismática en Cataluña, tiempo después se volviera casi madrileño componiendo música tan española como el fandango de Doña Francisquita. En realidad es lo que ocurre con la mayoría de los compositores de zarzuela. Aparte de Chueca, hay muy pocos que sean de Madrid.

¿A quien hay que responsabilizar de que un espléndido género lírico como es la zarzuela sea prácticamente desconocido por la nuevas generaciones?

- Sobre todo a mi generación, que asociaba la Zarzuela al antiguo régimen y en vez de convertirlo en el gran musical español, prefirió ir a buscar las partituras anglosajonas, muchas de ellas de una calidad muy inferior musicalmente hablando a las zarzuelas. Y por otro lado a la Administración Pública que en vez de transformar el teatro de la Zarzuela en algo vivo, lo ha convertido en una especie de cosa arqueológico-museística.

En un momento de la representación Amadeu dice: “No hay nada tan español como ser catalán”¿Boadella es sinónimo de provocación?

- Es la realidad. Históricamente la formación de España empieza desde Cataluña, el País Vasco y Asturias con D. Pelayo. La marca hispánica. Avanzan hacia abajo y así se forma España. Pero es que además hay cosas fantásticas. Los dos fandangos más bellos que se han hecho en éste país son: el fandango del padre Soler que nació en Olot hace un par de siglos y el fandango de Doña Francisquita de Vives. Es decir, que pensar que los catalanes tienen una cultura distinta de la española es una aberración.

Si pudiera, ¿representaría esta obra en Cataluña, o sigue vetado?

- Esta obra no pertenece a mi producción y no puedo hacer nada al respecto. Ahora bien, tengo la impresión de que los catalanes no la van a comprar aunque sería muy pedagógico para ellos. Como están en los quehaceres de los nacionalismos, estas cosas para ellos son piedras en el camino.

¿Cree que con Amadeu va a remover conciencias y se va a solucionar el penoso asunto de sus restos mortales?

- Creo que en Collbató, que es el pueblo donde nació, se les debería caer la cara de vergüenza. Que de su hijo más ilustre en lo que va de siglos y seguramente de siglos venideros digan que no tienen espacio para enterrarlo, merece todos los reproches.

Vives, Plá, Boadella, catalanes con historias paralelas que tuvieron que vivir y crear bajo el yugo de la censura…

- Cataluña no ha sido muy generosa en el último siglo y medio con los artistas que no han sido adictos al Régimen. Más bien ha sido enormemente ingrata pero esto es muy natural en los nacionalismos ¿no?. Ha sucedido con escultores, pintores, escritores y lógicamente con gente del mundo de la escena. El artista tiene voz pública y cuando se coloca en medio del camino, queda marginado y se le trata de eliminar civilmente .

Plá creía en las singularidades regionales, pero también en la necesidad de una identidad general. Claro que él era un hombre de mundo. ¿Los nacionalismos se curan viajando?

- Se ha practicado en Cataluña una política sentimental muy eficaz que toca cosas muy profundas y primarias. Más primarias que profundas. Vives vivió ésa constante dualidad. Muere en Madrid, pero el retorno de sus huesos a Cataluña significa esa atracción que yo también he conocido. Por lo tanto, para los políticos, jugar con éstos sentimientos es una formula infalible, pero creo que utilizar los sentimientos con fines políticos debería estar vetado.Lo utilizaron los alemanes y les llevaron a la locura que todos conocemos.

Pero les ha dado muy buen resultado. ¿No cree?

- Nadie les ha parado los pies, sino todo lo contrario.Los catalanes han conseguido algo excepcional y esto hay que admitírselo como un gran triunfo: han conseguido acomplejar al conjunto de los españoles. Han sabido hacerse las víctimas constantemente y provocar un sentimiento de condescendencia por parte del conjunto de la sociedad española. Los mayores defensores del nacionalismo catalán los he encontrado en Madrid. Es una cosa fantástica.

¿Cómo cree que acabará la deriva independentista de Cataluña?

- Hay dos posibilidades. Una, la mejor, la que veo más positiva es que acabe en la ruina y que la ruina haga reflexionar a mis conciudadanos que siempre se distinguieron por el sentido común, cosa que no sucede ahora. La otra es que acabe en clave de secesión y esto es fácil que ocurra porque hay un par de generaciones educadas en el odio a España y es muy difícil el retorno a la necesaria trama sentimental que debe unir al conjunto de una Nación.

Desde que con 19 años fundara El Joglars, sus críticas a los poderes fácticos le han creado no poco problemas. ¿Le ha merecido la pena?

-He sudado muchísimo en este trabajo, pero he sido enormemente compensado. Que una compañía de Teatro acabe en la cárcel con un Consejo de Guerra o que a los actores les lancen cócteles molotov, crea tensión en el momento, pero visto con la distancia del tiempo, piensas que formas parte de una historia divertida y muy apasionante.

¿Cambiaría algo de tan ajetreada trayectoria profesional?

- Rectificaría mi actitud revindicativa hacia la cultura catalana, especialmente en los últimos años del franquismo y principios de la democracia, porque todo lo que hice no sólo yo, sino muchísima otra gente, ha sido aprovechado en unos derroteros que no me gustan absolutamente nada.

En el aspecto político ha militado o simpatizado con formaciones políticas de muy diferentes ideologías. ¿ Como se explica esta evolución?

- Existe una evolución natural.Uno empieza en la vida queriendo romper con todo y acaba agarrándose a que no se rompa nada. De joven era tan conservador que no me gustaban ni los Beatles, pero después me fui animando y a finales de los 70 y principios de los 80 me situé en la izquierda socialista aunque después, viendo algunas cosas me alejé de ellos.Muchos compañeros míos de aquélla época se han vuelto muy sectarios.En cambio he encontrado actitudes mucho más abiertas en personas que antes me producían cierto repelús y aunque no comulgue con algunos planteamientos, tengo muy buena relación con la gente que tiene un talante liberal en el más amplio sentido de la palabra.

Cuando abandonó Ciutadans dijo que lo hacía porque el proceso de putrefacción había llegado antes de lo esperado. ¿Cree que todas las formaciones políticas terminan traicionando los principios por los que fueron creados?

- Absolutamente. Es más, creo que cuanto más principios hay, más fácil es la putrefacción y la degradación de una cosa. A veces bajo los principios más formidables de la Humanidad se han cometido los mayores crímenes.En el caso de Ciutadans el problema fue que no tenía políticos. Tuvieron que contar con la primera gente que encontraron y se perdió una de las mejores oportunidades que ha tenido Cataluña desde la transición hasta ahora, que era conseguir una mayoría de gente que no comulgaba con el nacionalismo, que no eran ni de derechas ni de izquierdas.Digamos que de una tendencia muy amplia. Construir un partido en el que la base era hacer de Cataluña un territorio distinto, abierto, libre y sin jugar con el sentimentalismo masivo.

Entonces ¿lo que falló según Vd. fue la gestión?

- Faltó gente profesional de la política que supiera sacar adelante eso. Después, Rivera ha aguantado bien el golpe. Tengo que decir que Rivera era jovencísimo cuando empezó, pero que ha ido aprendiendo y a lo mejor consigue sus objetivos.

Después de su aventura fallida en Ciutadans se acercó a UPyD. En las pasadas elecciones autonómicas en Cataluña, pidió el voto para esta formación.

Yo me acerco a UPyD porque Ciutadans es un partido solamente catalán y a mí me interesa más España que Cataluña.UPyD es, digamos, una fórmula parecida, pero para el conjunto de España.Sigo pensando que Rosa Díez puede liderar una opción interesante, una opción bisagra que sería muy importante para España frente a los dos grandes partidos.

Sin embargo en Cataluña los resultados electorales han estado muy por debajo de las expectativas creadas, ¿no?

- Sí. En Cataluña es muy difícil que UPyD consiga muchos votantes. Es muy difícil, porque en Cataluña, cualquier cosa que venga de España se desprecia, ya sean los toros o la zarzuela.

¿Está siguiendo los últimos acontecimientos políticos de Asturias? ¿Qué piensa de lo ocurrido con Alvarez Cascos?

- Sí, estoy al tanto. Yo pienso que todos los líderes políticos acaban teniendo un impulso que a la larga resulta suicida, que es liquidar aquéllas opciones de su alrededor que no están plenamente en su línea ideológica, en su línea de acción política. Es decir, que todo aquél que no es muy obediente y tiene una personalidad propia hay que apartarlo. Ese impulso lo viví con Felipe, lo estamos viendo con Zapatero y yo creo que con Rajoy todavía más. Es un hombre que teme cualquier cosa que se mueva a su alrededor. Cascos tiene personalidad propia y a Rajoy no le salía rentable ésa situación.

Según las encuestas realizadas en su momento, el PP arrasaba en Asturias con Cascos como candidato. ¿Como un futuro Gobernante puede tirar por la borda esa posibilidad?

- Yo creo que Rajoy tiene en mente un paisaje en relación al PP en el que Cascos no tiene cabida, por supuesto. Es un paisaje gris, con pocos relieves. Creo que prefiere la posibilidad de perder unas elecciones que posiblemente va a perder, pero tener a cambio un partido armónico y de tintes grisáceos. Yo pienso que cargarse a un hombre que tiene el tirón de Cascos para tener la sensación de que así él brilla más, es una operación suicida.

Por último, ¿Se encuentra bien Madrid? ¿Le tratan bien los madrileños?

- Muy a gusto, teniendo en cuenta que soy un hombre que ha pasado los últimos cuarenta años de su vida en el mundo rural. Siempre me cuesta adaptarme a una gran ciudad, pero estoy magníficamente en Madrid porque es una ciudad abierta y la gente es extraordinariamente amable conmigo. Es como el día y la noche en relación a Cataluña en donde si me paseo por Barcelona, hay gente que me llama facha.En cambio aquí, da gusto no me dejan ni pagar las consumiciones.

Copyright © 2011 Pravia Imagen y Comunicación, S.L. Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto