La Clave
Los Monos de la Clave
 
Director: Jose Luis Balbin
 
| Inicio | Artículos Balbín | Hemeroteca | Colaboradores Actuales | El Triángulo | Errores Judiciales | Videos | Denuncias | Anuncio
12-03-2012
AMOR Y GEOMETRÍA

Al amor lo considero el más sublime sentimiento de una persona, el más generoso y altruista.  Amar es sentirse el ser más feliz del mundo sólo con estar junto a quien amas y recibir esa mirada de complicidad que lo dice todo sin palabras, es sentir el deseo de entregarle cuanto tienes, cuanto eres, cuanto puedes y de no esperar a cambio más que su amor o incluso nada.  Sentir que lo eres todo para alguien que lo es todo para ti.  Verte amado es tener la certeza de que esa persona no te va a traicionar por nada del mundo, aunque la torturen, aunque la maten, es saber que, ante un peligro mortal, sin esfuerzo, como lo más natural, sin valorarlo y sin pensarlo, vas a ponerte delante para proteger a quien amas, aunque sea a cambio de tu vida.  Una simple caricia puede trasmitirte tanto como para llenar toda una existencia.  El verdadero amor no busca la felicidad, lo que intenta por todos sus medios, lo que le da mayor satisfacción es conseguir que la otra persona sea feliz, cuando la ve disfrutar se siente en el paraíso, por eso no puede ser egoísta con su amor, porque antes que en sí mismo piensa en su pareja.

Como yo estoy “enamorado” de esa ciencia tan limpia y tan bella que es la geometría bien explicada, quiero mostrar lo expresiva que puede ser una imagen geométrica para ayudar a comprender con un sencillo dibujo todo el misterio del amor en una de sus condiciones más propia e inaprensible.

De las múltiples características del amor voy a referirme hoy sólo a una de las que, en mi opinión, sin que haya tenido ocasión de contrastarla, se observa en la mayor parte de los amores, lo que tomo como hipótesis para mi razonamiento.  Yo creo que para que nazca un gran amor, de esos que arrasan lo que sea necesario para conseguir su sueño, es condición siempre presente que quien ama vea como algo muy difícil de alcanzar ese ser amado.  En otras palabras, no es frecuente que se despierte en alguien un amor apasionado y arrollador por quien está fácilmente al alcance de su mano, que va a decirle que sí a todo lo que quiera en cuanto se lo insinúe.  Somos extraños, absurdos, lo fácil no nos atrae mas que para un rato.  Si alguien está “colado” por ti apenas despierta tu interés.

Si pasamos ahora a la expresión geométrica de lo antes descrito, nos encontramos con que puede plasmarse una idea y un sentimiento tan complejos en un dibujo muy sencillo y elemental como es un círculo y una recta tangente al mismo.  La tangente ya sabemos que está lo más cerca que se puede del círculo pero sin llegar a tocarlo, es la expresión del amor teóricamente inalcanzable pero que sólo con rozarlo uno se puede volver loco de felicidad.  El punto más cercano entre las dos líneas, círculo y tangente, simboliza los labios abiertos del ser amado con cuyo contacto se funde y se desborda la energía de la entrega total, recibiendo cuanto se necesita para ser feliz.  La tangente puede ser el hombre y el círculo –la curva más perfecta- la mujer.

ALONSO QUIJANO

Copyright © 2011 Pravia Imagen y Comunicación, S.L. Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto