La Clave
Los Monos de la Clave
 
Director: Jose Luis Balbin
 
| Inicio | Artículos Balbín | Hemeroteca | Colaboradores Actuales | El Triángulo | Errores Judiciales | Videos | Denuncias | Anuncio
15-06-2011
Los primos de zumosol

Cascos ya les ha dicho de todo, sin llegar a insultar, ni a amenazar. Al calificado de fiero “doberman” sólo le queda lamerles en las mejillas. En injusta correspondencia, ya no sabe uno cuántos insultos le han dedicado, cuántas humillaciones, cuántos ninguneos. Se les explica de mil maneras diferentes y con el lenguaje más sencillo posible que ese no es el camino: ¡ni por ésas! Ya contábamos el otro día que los empecinados no aprenden. Era verdad. Como no han aprendido con lo que les ha venido encima – ni con lo que les va a venir como sigan así-, ellos erre que erre amenazando, que es gerundio.

El doberman tranquilo se ha cansado de repetir que Asturias quiere un gobierno fuerte y estable que puede pasar por la coalición, por un proyecto en conjunto durante la legislatura o por acuerdos puntuales. No excluye a ninguno. Sólo pide libertad a cada uno de esos grupos para que pacten lo que quieran con quienes quieran en sus respectivos ayuntamientos. Alguno de los otros exige condiciones previas. Precisamente los que supuestamente deberían serle más afines. Así empezó el disparate de hace un año. Creían que no habría órdago, que ni siquiera un “pulso”, que contra un partido veterano no habría osado que se atreviera a arriesgarse; que si osaba intentarlo, su ridículo sería espantoso.

Pues bien: pese a que el ridículo ha sido a la inversa y mayor que el más optimista o pesimista (según con quien se establezca la comparación), los erráticos de entonces parecen reanudar el mismo camino del error. Siguen sin aprender nada. Repiten la misma cantinela. Ahora se trata de poner el yugo previamente a la pareja. Y que si no, el que se arriesgue va a saber lo que es bueno. ¡Otra vez a empezar!

La trayectoria del último año debería haber servido por lo menos para no volver a tropezar en la misma piedra, como si fueran más tontos que los animales. Pues no. Ese empecinamiento puede evolucionar hacia terribles consecuencias, incluso todavía impredecibles.

Como los listos suelen ser habitualmente listos, aún los que creen que los demás siempre son más tontos (lo que en sí mismo es un indicio de insuficiente inteligencia) , hay que atribuir tamaños despropósitos a cuestiones viscerales y no de raciocinio. (“Debo detenerme un momento en el muerto-decía otro personaje de Shakespeare-, hasta que la razón retorne a mi”).

Siempre tuve a alguno de sus principales rivales políticos como fino, tratable y extremadamente inteligente. Ahora son cualidades cada día más evidentes precisamente en el “doverman”. Lo peor no es que sigan sin aprender, sino que se les está pasando el arroz. Me recuerdan a un encantador personaje de mi pueblo, buenazo, fantasma y borrachín, a quien intentábamos salvar de la paliza que le estaba arreando un fortachón. Durante un momento pudo apartar la cara de la lluvia de puñetazos que estaba recibiendo para decirnos: “Dejadlo, que lo estoy cansando”.

¿Será verdad que no se enteran de lo que está pasando en Asturias y de cómo somos los asturianos?

Autor: José Luis BALBÍN

Copyright © 2011 Pravia Imagen y Comunicación, S.L. Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto