La Clave
Los Monos de la Clave
 
Director: Jose Luis Balbin
 
| Inicio | Artículos Balbín | Hemeroteca | Colaboradores Actuales | El Triángulo | Errores Judiciales | Videos | Denuncias | Anuncio
20-09-2011
JERÓNIMO

A mi Jerónimo Granda me hace mucha gracia. Es un personaje insólito rebosante de
ingenio creativo. El estilo de su humor no siempre es fácil: a veces sencillo y directo, a veces
irreverente y con guiños más o menos escatológicos, pero jamás zafio ni ramplón.
Andaba yo de regreso de mis largos destinos europeos y creando programas en TVE,
cuando una noche aterricé por casualidad y sin advertencia previa en un “pub” de Oviedo,
rebosante de clientes y entonces de moda. Me encontré ante un personaje singular que hacía
música y obtenía grandes carcajadas a base de sus canciones y comentarios tan ingeniosos
como sorprendentes. Fue como un flechazo artístico. Desde entonces, casi desde el primer
momento, soy un admirador de Jerónimo Granda.

Nunca he comprendido por qué no le ha elevado el Principado a bien de interés
regional, como Andalucía a mi otro amigo Carlos Cano, Cataluña a Serrat o Madrid a Plácido
Domingo. Asturianos como Jerónimo y (ascendencia interpuesta) María Dolores Pradera, no
necesitan mejores entusiasmos de los que ya despiertan. Arrastran a montones de seguidores,
entre los que me encuentro, pero sí necesitarían una mayor promoción de las autoridades
asturianas y sus instituciones. En beneficio de los mismos personajes, por supuesto, pero
también de Asturias. Más todavía que músico y humorista, Jerónimo Granda es un gran “show
men”, que se merece lo que gana, pero generoso como pocos.

No hacen falta grandes reflexiones para aceptar que no todos tenemos el mismo
sentido del humor…, que va desde el blanco hasta el negro, pasando por todos los matices y
densidades. Por eso no me extraña que, aunque seamos mayoría sus simpatizantes, algunos lo
detesten. Creo que tanto unos como otros suelen vincular esas simpatías o antipatías a las
irreverencia s que no escatima y a la ideología política que le atribuyen casi siempre
equivocadamente. Quizá precisamente por ello me haga tanta gracia. Jerónimo es un anarco
inteligente.

Acabo de confirmar que a mi amigo Faustino Alvarez no le hace gracia. No creo que a
Jerónimo le importe. A mi, tampoco. Faustino es un amigo personal con el que coincido en
la mayor parte de los sentimientos. No solemos coincidir, en cambio, en admiraciones a
personas ajenas. A veces, sí. En este caso, creo que los dos sabemos por qué surgen las
diferencias.

Autor: José Luis BALBÍN

Copyright © 2011 Pravia Imagen y Comunicación, S.L. Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto