La Clave
Los Monos de la Clave
 
Director: Jose Luis Balbin
 
| Inicio | Artículos Balbín | Hemeroteca | Colaboradores Actuales | El Triángulo | Errores Judiciales | Videos | Denuncias | Anuncio
21-11-2011
EN SOCORRO DEL VENCEDOR

    Es lo más frecuente: ya se sabía antes de los romanos de la multiplicación de adeptos a los triunfadores. Rajoy ha soportado lustros de desafecciones variadas: vagancia, escasez de ambición, falta de liderazgo… Han tenido que pasar un par de elecciones y diversas catástrofes terroristas para que –poco a poco, con cuentagotas- volvieran al redil derrotistas, desertores y desencantados en general, algunos de los cuales siguen creyendo que la posible victoria se deberá más a las carencias del adversarios que a los propios méritos del candidatos Rajoy. Han tenido que venir las del Gran Capitán para que caigan en la cuenta de la inteligencia y astucia del gallego.
    Asturiano que soy, hace un par de años me convencí a las primeras de cambio de que Älvarez Cascos había tenido una buena idea al manifestar su deseo de volver a la política activa en una candidatura del PP, su partido de siempre. Hay otros personajes buenos en la política asturiana (también en la de otros colores), pero eran mayoría los que creían en que el mejor era Cascos. Yo también estaba convencido de que era el más eficaz y el más astuto; o sea, el que Asturias necesitaba en ese momento; máxime, dadas las circunstancias. La economía nacional, fatal; la de Asturias, peor si cabía. El galimatías Zapatero-Rubalcaba, un desmadre; el del Psoe en Asturias, más de lo mismo; las posibilidades de otros partidos como alternativa, una broma pesada… Cascos era sin duda el mejor candidato. Desgraciadamente para el partido, no contó con el apoyo de los suyos ni con el aval de Rajoy. No sólo no hubo acuerdo posible, sino que las desavenencias fueron cada día más grandes. Hasta la ruptura total y la creación de un nuevo y original partido por parte del exgeneral secretario, que a mi entender llevaba las de ganar y parecía el mejor para el momento asturiano. La ruptura se produjo… de “aquella manera”… Por una vez, me pronuncié políticamente en público colaborando todo lo que supe y pude, sin pedir ni recibir nada a cambio .Como era de suponer, Cascos ha ganado. Pero los diversos acuerdos necesarios para Asrurias por todos los costados, siguen sin producirse. Hay cosas que no me gustan nada, pero eso es lo de menos. El es quien toma las decisiones, con la contundencia que le caracteriza Sigue pareciéndome el mejor Presidente posible de la autonomía . Ya iremos conociendo las derivas y sus resultados.
    Muchos de los que consideraban temeraria la operación de Cascos, aunque no todos, se darían ahora por satisfechos con la esperada victoria del PP a escala nacional. Casi todos los que ninguneaban antes a Rajoy le han descubierto ahora cualidades que antes le escatimaban. Para conseguirlo, el gallego ha tenido que buscar a su propio equipo entusiasta , desprendiéndose como ha podido de quienes le ponían arena en los cojinetes. Da la impresión de que siempre supo cómo acabaría la partida. Los críticos de antes
galopan ahora, claro, en socorro del vencedor.

Autor: José Luis BALBÍN

Copyright © 2011 Pravia Imagen y Comunicación, S.L. Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto