La Clave
Los Monos de la Clave
 
Director: Jose Luis Balbin
 
| Inicio | Artículos Balbín | Hemeroteca | Colaboradores Actuales | El Triángulo | Errores Judiciales | Videos | Denuncias | Anuncio
16-03-2011
En busca de la Credibilidad Perdida

Son muchos los sorprendidos por el “sunami Álvarez Cascos”, empezando por Rajoy. O no. A estas alturas ya no cabe mucha duda de que Rajoy nunca se propuso apoyar la candidatura de su ex secretario general para las próximas elecciones autonómicas en Asturias. Un gallego profesional es mucho gallego para que adivináramos hace un año la cantidad de verdad que había en lo de que era “su” candidato. Hace un año. Ahora ya no. Desde la primavera pasada, los alientos desde el silencio relativo eran acompañados por el silencio silencioso, sonorizado por las piedrecitas del camino. Que si había que conjuntar previamente a todos, que si la propuesta debía partir de la estructura del partido, que si la disciplina y el procedimiento correspondientes… Mentira. En un partido sin partido, en el que nadie se reunía estatutariamente, en el que la directiva no cumplía con sus obligaciones no menos estutarias en meses y en años, los nombramientos y ceses eran efectivamente ceses y nombramientos digitales, los únicos que efectivamente intentaban cumplir con su obligación eran los muy escandalizados miembros de base. Rajoy fue lealmente advertido y requeteadvertido, pero “que si quieres arroz, Catalina”. Sus catalinas sólo le informaban, si es que lo hacían, desde dos o tres admiradoras de Gijón y desde uno o dos de Oviedo. Sus otros leales le informaban más correctamente, incluidos los directivos que le rodeaban y quien había sido jefe de todos ellos. Pues nada. Bien es verdad que Rajoy había sido ninguneado por muchos de los suyos y que, “ayudado” por el desastre gubernativo, trataba de formar su propio equipo para la siguiente legislatura. La idea era buena…, sabiendo elegir. Así ha sido en algunos casos.

No ha sido así, por lo menos, en Asturias. En una Asturias no menos ninguneada desde la calle Génova en Madrid, comenzó a subir no ya la mareona, sino el sunami. Aquella era demasiada frivolidad. Por eso surgió el asturiano probado, que también es mucho asturiano. En una región en otro tiempo puntera y ahora bajo mínimos, oleadas de votantes han decidido tocar a rebato. ¡Ya está bien! Por eso se han sorprendido muchos: en Madrid y en el resto de España, donde no pocos políticos y más periodistas no se enteran. En Asturias, salvo los que no quieren enterarse, ya saben lo que se ventila. En el resto de España siguen tan sin enterarse que mantienen el ninguneo público a Álvarez Cascos. Conste que no se trata de ideología. De hecho, el único que no ha resultado sorprendido es el candidato de “Foro”. El lo esperaba. Cada desaire ajeno le beneficia. Los asturianos saben lo que ha hecho por Asturias y lo que no han hecho sus adversarios.

Allá ellos. Ni el PSOE se ha merecido a un Zapatero, ni la mayoría nacional de Rajoy peligrará a pesar del tremendo “error Cascos”, ni Álvarez Cascos merece tanta estulticia gratuita por parte de tantos adversarios sobrevenidos.

Autor: José Luis BALBÍN

Copyright © 2011 Pravia Imagen y Comunicación, S.L. Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto