La Clave
Los Monos de la Clave
 
Director: Jose Luis Balbin
 
| Inicio | Artículos Balbín | Hemeroteca | Colaboradores Actuales | El Triángulo | Errores Judiciales | Videos | Denuncias | Anuncio
05-04-2011
Disparad sobre el pianista

El cuartel general del PP en la madrileña calle Génova ha decidido enviar a su comando en Asturias a un supuesto experto rebosante de “currículo”, para que ayude a su candidata a recoger uvas, que parecen no estar precisamente maduras. Decisión insuficiente, si se tiene en cuenta que el mejor curriculo para el caso debería ser el del propio Rajoy, que fue quien ayudó a Aznar a sacar las castañas del fuego en algunas campañas electorales de otros tiempos.
No es el caso, sin embargo. Quizá excesivamente entusiasmado por sus perspectivas en las próximas elecciones generales, quizá porque daba el prado por ya pacido con la ayuda de Zapatero, quizá porque no todos sus colaboradores son lo “expertos” que deberían ser, quizá por freudianas motivaciones hormonales… -yo que sé: por todas esas cosas-, el resbalón de Rajoy en este caso ha sido de dimensiones mayúsculas. ¡Y eso que había sido cariñosamente advertido por sus más fieles leales! Los motivos profundos de este limitado error son de los que permanecerán para siempre en la especulación o el misterio.
Los refuerzos desde Madrid y las pretendidas correcciones electorales en la propia Asturias son más bien contraproducentes: pasan de la continuación del ninguneo a hipertrofiar el grandonismo (los asturianos saben perfectamente lo que es) de Álvarez Cascos. Pero todo es bueno para el convento. El ninguneado tiene motivos para agradecerlo. Él simplemente habla de la regeneración de Asturias, de su trayectoria histórica y social y muestra un dominio cultural que ya quisieran para sí unos cuantos políticos.
Algunas de las actuaciones del PSOE asturiano y de los intentos locales de escisión por parte de los ex-compañeros de partido van a ser fructíferos… para Cascos. Que sus adversarios vuelvan a los viejos esquemas de fomentar las ambiciones y vanidades personales contrasta con la búsqueda de los nuevos reclutas del FORO, que no piden un cargo a cambio. Peor no lo pueden hacer ni el PP de Madrid ni el de Asturias.
Todos los equipos grandes se han empecinado al mismo tiempo en concentrar el fuego graneado sobre un único blanco. ¿No decían que Álvarez Cascos ya resultaba inofensivo? Por si fuera poco unos y otros intentan meterle a la policía por medio. Ya lo intentaron con el caso “Gürtel”, añadiendo un viaje supuestamente fraudulento a Canarias. Ni unos ni otros, faisanes incluidos, acaban de enterarse de que a veces –sólo a veces- la difamación tiene las patas cortas. Con lo que está cayendo sobre tanta clase política, algo deberían haber aprendido.
P.D. Personalmente, sigo apostando por la democracia honrada y alejado de las vinculaciones partidistas. Creo tener buena relación con muchos de los que participan en esta batalla. Simplemente, lo único que queremos los asturianos es que esta región se recupere y que los demás no nos metan en sus triquiñuelas. ¿Que Cascos era sólo pasado? ¿Y el resto del elenco político? ¿Conocen ustedes la historia de Al Capone y el mudito? Pues eso.

Autor: José Luis BALBÍN

Copyright © 2011 Pravia Imagen y Comunicación, S.L. Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto