La Clave
Los Monos de la Clave
 
Director: Jose Luis Balbin
 
| Inicio | Artículos Balbín | Hemeroteca | Colaboradores Actuales | El Triángulo | Errores Judiciales | Videos | Denuncias | Anuncio
28-11-2011
DE NUEVO EN ANTENA

    Fue un triunfo para la inicial reanudación democrática que el partido comunista no se pusiera cerril, aunque después fuera incomprensible su necesidad de aliarse una y otra vez con el PSOE. Fue otro triunfo esperanzador la llegada del PSOE al gobierno, aunque también difícil de entender su estrategia en el País Vasco y sus decepcionantes comportamientos posteriores en su trayectoria rebosante de pillerías antidemocráticas. Fue una suerte que algunos herederos del franquismo hiciesen posible y hasta apoyasen la salida de la dictadura. En general, de los buenos hechos mencionados debemos felicitarnos los españoles. Pero,
desgraciadamente, no todos han sido hechos buenos.
    Varias han sido las desviaciones democráticas. Para no mezclarlas todas, empezaré por la que más nos afecta a los periodistas. Pero tampoco poco a los españoles en general: la libertad de información. Todos la pedimos y todos la predican, empezando por los partidos políticos. Ahora que se discute tanto, por ejemplo, la situación y el futuro de las radios, las televisiones y las producciones públicas, deducimos una vez más que conseguirla es difícil y casi nadie la ha logrado suficientemente. Ninguno de los partidos políticos que han gobernado tanto a nivel nacional, como autonómico o local puede presumir más que de pura palabrería, salvo quizá en los primeros momentos de la democracia, porque los políticos de entonces creían que era posible y a lo mejor no tenían fuerza para evitarla.
    Desde entonces, todo han sido no quiero decir que hipocresías, pero sí por lo menos contradicciones. El PSOE de su primer gobierno no fue precisamente ejemplar en la consolidación de ese afán por la libertad de información. El PP subsiguiente tuvo en las manos la posibilidad de conseguirlo, pero sólo se preocupó por llegar a “pactos” que al final le salieron por donde no pretendían. El nuevo PSOE, más de lo anterior,
    Algunos creyeron que el traspaso a las privadas podía ser la solución. Pero los hechos , tercos, demostraron que muchos recayeron indirectamente en quien los gobiernos querían. En las autonomías y ayuntamientos donde los partidos minoritarios ejercían suficiente presión, los mismos errores se instalaban. Para colmo, y pese a que se esperaba por lo menos una reducción de precio para los contribuyentes, llegaban ayudas indirectas desde los gobiernos. En algunas autonomías y ayuntamientos, de manera escandalosa. El caso es que nadie parece estar contento con los resultados.
    Los que faltan son políticos que de verdad crean en lo que predican. Ni siquiera hay que atribuir a los otros mala intención, sino falta de fe. Ocurre como con la democracia en general: son mayoría los que dicen creer en ella, pero muy escasos los que la practican a toda costa. Lo que ahora tantos anuncian es la vuelta a los mismos errores, enunciados en muchos casos por los mismos empecinados de antes.
    Durante un decenio tuve la suerte de disfrutar de oportunidades alternativas.. A la vista de lo que se avecina, espero seguir teniéndolas y las deseo también a otros periodistas con peor suerte y ahora en la marginación. Confío en que no sea el mismo volver a empezar de siempre.

Autor: José Luis BALBÍN

Copyright © 2011 Pravia Imagen y Comunicación, S.L. Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto